octubre 11, 2013

La Teoría de la Preocupación

SEPTIEMBRE 03, 2047: La Teoría de la Preocupación

Me enseñaba una vez un profesor la importancia de la visión puramente humana, y la visión fuera de nosotros mismos, para entender los problemas de este mundo.

Y precisamente cuando oía a mi hermana pequeña contar un problema que, en realidad, no tenía importancia (desde mi punto de vista con 17 años), empecé a preguntarme si no estaría todo compuesto de problemas, y de nada más.

El miedo es psicológico, porque solo existe en nuestra mente, a partir de nuestra imaginación, y si caemos en ello y cerramos nuestra mente, dejamos de tener miedo.
Cuando estoy solo en la oscuridad, el miedo se convierte en una preocupación: siento miedo. Sin embargo me he quedado a solas en la oscuridad, teniendo otras preocupaciones mayores (como una buena regañina), y no he sentido miedo alguno.

El miedo es una preocupación, y todo problema desaparece en el ser humano al llegar una preocupación mayor.

Seguí probando, planteando y descubriendo que todo podía responder a esta teoría. El hambre es una preocupación, y también los modales, lo salubre e higiénico,... Pero cuando al pobre le urge el primer problema los demás no son más que tonterías. También es un problema la prisa, que a veces antepones, y a veces no. O la educación, o la aceptación, o la verdad, o la propia vida,... O la muerte, a la que olvidamos cuando nos rodean otros problemas. O incluso el amor.

Este profesor me explicaba también que la felicidad no consistía en la ausencia de problemas, sino en la superación de estos. El ser humano siempre se queja de los problemas que le ha tocado vivir, pero no es ningún tiempo peor, porque sino, estaríamos condenados a la infelicidad.

Sin embargo el ser humano tiene una capacidad infinita de adaptarse a las situaciones, de superar los problemas, de hacer convertir la victoria de su vida en la preocupación más grande de todas, que ciegue a las demás. Y ser feliz porque, ese es tu único y verdadero problema a superar.

No hay comentarios: