enero 08, 2016

El perro pachón


Érase una vez un perro pachón que vivía en una ciudad cualquiera. Estaba perdido, pues su antiguo dueño le había abandonado, y vagaba por las calles solitario.

Afortunadamente un día le dieron un hogar, lo que le llenó de amor, conoció a otros perros, y le llenaron de cariño, compartió grandes momentos con ellos, y se llenó de felicidad. Realmente desde aquel día vivía alegre, feliz y contento.

Pero resultó que su antiguo dueño quiso recuperarlo, solo porque se enteró que este estaba siendo feliz, mucho más que él, y eso le moría de envidia. Fue así como lo cogió y se lo llevó lejos de dónde había sido feliz. Pero quedó frustrado al comprobar que el perro no perdía la sonrisa.

-¿Te lo quito todo y no estás triste?- Le preguntó furioso, a lo que el perro contestó riéndose: -Pero si no me has quitado nada-. -¿Cómo que no?- Insistió su antiguo dueño. El perro le miró de tal forma que, antes de que empezara a hablar, su amo ya lo había entendido todo:

-Me quitas el hogar, pero siempre conservaré el amor que allí me dieron. Me quitas las cosas materiales, pero sigo conservando lo que me aportaron. Me alejas de mis compañeros perros pero, ¿eres capaz de quitarme el cariño? Me dices que no tendré más momentos felices, pero los momentos pasados me harán feliz para siempre.

Y ahora dime: ¿qué tienes que de verdad sea mío....?

No hay comentarios: