enero 15, 2016

Save the whales..., all of them!


Dice que existía una vez una comunidad de leones marinos en la isla de Pascua. Tenían una tarea: toda ballena que quedaba varada en la playa, la salvaban, porque eso era lo bueno, y ellos querían hacer el bien.

Se acercaban a la ballena, la rodeaban y, al grito "salvemos a las ballenas" la empujaban hasta el mar, y ella se iba nadando dando las gracias, porque había vuelto a la vida.

Cuentan que una vez se quedó varada una Orca, la ballena asesina.
Al principio ninguno se atrevía a acercarse, la observaban de lejos.
Uno de los más viejos se acercó y le dijo: Oye orca, si te salvamos de una muerte segura, nos tienes que prometer que no volverás a alimentarte de nosotros.

Y contestó la orca: Si me salváis os estaré agradecido. Pero no pretendáis que deje de comeros, porque es esa mi naturaleza. Con esta respuesta, el león marino se alejó disgustado.

Pero poco después fue uno más joven quien se acercó y dijo: no podemos dejar que se muera aquí, tenemos que salvarla ¿acaso no es nuestra consigna? Y poco a poco, se fueron todos convenciendo. Rodearon a la ballena y al grito: "salvemos a las ballenas,... a todas ellas" devolvieron la orca al mar.

Y esta, tras un “gracias”, se fue a seguir cazando.

No hay comentarios: