febrero 12, 2016

Historia de un Pepa


Érase una vez un Pez payaso que vivía en su refugio de anémonas. Allí se lo pasaba muy bien y era feliz, pero siempre tuvo curiosidad por saber que había fuera, en alta mar.

Un día llegaron unos peces que le invitaron a adentrarse con ellos en las profundidades. Dudó durante un momento pero luego se decidió a acompañarles. Un caballito de mar, amigo suyo, le pidió que no se fuese, pero el Pez payaso le prometió que volvería en seguida.

Se lo estaban pasando muy bien: nadando de un lado para otro, descubriendo objetos enterrados,… pero fue algo momentáneo, pues un tiburón comenzó a acercarse hacia ellos. Los peces, al verlo, salieron huyendo.

Pero nuestro amigo se había quedado atrapado en una roca y mientras gritaba pidiendo ayuda vio como los demás se alejaban sin ni siquiera mirar hacia atrás.

Pero no fue el final de nuestro querido pez, pues justo antes de la llegada del depredador su amigo, el caballito de mar, apareció como de la nada y le ayudó a escapar.

Mientras nadaban de vuelta a casa le contó que tras su partida les había seguido, pues estaba preocupado por él, y nuestro Pez payaso le dio las gracias. Comprendió que los grandes amigos no solo están contigo en los momentos divertidos, sino también en los difíciles.

No hay comentarios: