marzo 18, 2016

¿A dónde le llevo?


Dicen que hace mucho tiempo vivía en una ciudad un labrador que se paseaba por todas las calles sin rumbo, sin hogar y sin trabajo.

Otros perros tenían su propia familia y tareas: algunos se encargaban de vigilar y defender la casa de sus amos, otros ayudaban a la policía, otros, simplemente, jugaban con los más pequeños de su casa. Pero el Labrador no tenía hogar, y se sentía inútil vagando por toda la ciudad.

Un día pasó por su lado un hombre ciego que se había perdido. El labrador le preguntó dónde iba, y cuando este le dijo la calle, el animal se ofreció a llevarle.

- Esa calle la conozco a la perfección, sé cómo llegar, yo te llevo -.

Y lo mejor de toda esta historia es que no fue al único al que ayudó. Conocía muy bien la ciudad: todas las calles, todas las direcciones que le pedían, él sabía cómo llegar, y  acompañaba a todo aquel que necesitase su ayuda. Y fue así como se convirtió en el mejor perro guía de todos los que nunca existieron.

No hay comentarios: