mayo 27, 2016

Caballo tu amigo


Me contaron una vez la historia del Establo menor, un hogar para un grupo de caballos que vivían con lo esencial, junto a la casa de humanos. Y, a diferencia de lo que suele pasar en otros hogares, allí no se llevaban nada bien: habían llegado al establo en distintas fechas, y el pasar de los días, el miedo o la desconfianza, había hecho que no se hablaran entre sí y que, aun estando juntos, cada caballo vivía a su aire, solos.
Un día llegó al Establo un hermoso  corcel, seguramente un gran regalo de una gran celebración, pues los equinos de aquel hogar no habían visto jamás entre sus compañeros un caballo tan bello e imponente, y seguramente sus dueños no se lo podían permitir.
- Qué gran animal, seguro que no tiene miedo – pensó Tordo, uno de los caballos del Establo -, y mientras, yo, temo hasta mi sombra. Sería una gran ayuda durante las tormentas si me hago amigo de él.
Y fue así como Tordo habló con el nuevo caballo, mientras los demás pastaban, y se hizo amigo de él, quien estaba encantado de que lo recibieran tan bien.
- Qué rápido tiene que galopar este caballo – pensó también Alazán -, podría cabalgar con él por el bosque, ya que siempre tengo que ir solo, y si me pasara algo seguro que puede volver como una flecha para avisar al humano -.
Y entonces Alazán le pidió que fuera su amigo, y él estaba encantado.
- Estoy seguro que el nuevo compañero baila muy bien –pensó Pío -. Si me hago su amigo seguro que me enseña los pasos que quiere el hombre que dé, y que no me salen bien.
Y así Pío también se hizo amigo del nuevo caballo.
Eso fue lo que sucedió: los caballos fueron haciéndose amigos del nuevo, hermoso y gran equino, quien tenía miedo en su nuevo establo, no corría tan rápido y no sabía bailar, aunque deseaba que los demás le ayudasen a aprender todo aquello.
Y, sin embargo, todos consiguieron lo que se habían propuesto, porque mientras se hacían todos amigos del nuevo caballo, al aceptarlos uno por uno, se hacían a su vez amigos de todos. Por primera vez en aquel establo habían formado un grupo. Y fue así como consiguieron superar todo lo que, solos y a su aire, no conseguían.

No hay comentarios: